martes, 2 de febrero de 2010

TENSION EN EL GOLFO: ISRAEL ADVIERTE QUE PODRIA ESTALLAR UNA GUERRA EN ORIENTE MEDIO

Cuando el río suena agua trae: Y el Golfo Pérsico (uno de los vértices estratégicos más peligrosos del "triangulo petrolero", que contiene más del 70% de las reservas petroleras y gasíferas del mundo) se ha convertido nuevamente en un foco de alta tensión militar. Versiones e informaciones cruzadas de último momento provenientes de EEUU, Israel e Irán (los actores principales de un conflicto que se agrava día a día ) vuelven a sacudir una región sumamente inflamable y militarizada, donde repercuten, resumido en uno solo, todos los conflictos del Medio Oriente con el petróleo como detonante. En medio de versiones cruzadas sobre un desenlace armado y de una creciente militarización del Golfo, el ministro de Defensa, Ehud Barak, advirtió este martes que podría estallar una nueva guerra en Oriente Medio ante el estancamiento del proceso de paz con Siria. "En ausencia de un acuerdo con Siria, podríamos entrar en una situación de enfrentamiento beligerante con ese país, lo que podría desencadenar una guerra regional", afirmó Barak ante mandos superiores del Ejército, según la prensa israelí que destacó la noticia con títulos catástrofes. "Esta es la realidad en Oriente Medio, inmediatamente después de esa guerra nos sentaríamos con Siria y negociaríamos sobre las mismas cuestiones que hemos estado debatiendo en los últimos 15 años", expresó el titular de Defensa y líder del Partido Laborista. Barak cree que un acuerdo político "no es el sueño dorado" de Damasco y destacó que "Oriente Medio es un barrio rudo. No hay piedad para el débil aquí, ni segundas oportunidades". La advertencia del jefe de Defensa, quien piloteó las últimas negociaciones de paz con Siria, sorprendieron por lo inusual a los analistas locales que la consideran una señal clara de que algo se está gestando alrededor del conflicto con Irán. La advertencia de Barak, se inscribe dentro de un proceso mediante el cual Israel sigue sumando señales y advertencias sobre la posible activación de un desenlace militar en el escenario conflictivo de Medio Oriente que podría abarcar tres frentes simultáneos: Irán, Gaza y Líbano, a los que podría incorporarse Siria. El alto mando israelí, sus servicios de inteligencia, actualizan constantemente los "fundamentos" de operaciones planificadas contra Gaza, los búnkeres de Hezbolá y las usinas nucleares de Teherán. también el Pentágono, que en último Informe de Defensa de Misiles Balísticos señala que Irán cuenta ahora con más misiles capaces de alcanzar Oriente Próximo y Europa Oriental. Además, sostiene que la República Islámica continúa dependiendo de otros países para conseguir muchos componentes de sus armas. La Agencia también señala en el texto la "amenaza regional" que suponen los misiles de corto alcance de Siria, país que además dispondría de varias ojivas de carácter químico Mientras tanto, desde fines de la semana pasada y en varios frentes simultáneos abiertos, se producen crecientes operaciones cruzadas de acción psicológica intimidatoria entre Tel Aviv, Teherán y Damasco, y reuniones constantes de alto nivel en Washington y Tel Aviv. Todo hace presagiar según analistas árabes, judíos y estadounidenses una inminente escalada militar en el Golfo Pérsico activada por la plana mayor israelí que busca -según su propia definición- desactivar la capacidad nuclear de Irán antes de que consiga la bomba, impedir que Hezbolá siga incrementando sus arsenales militares en Líbano y que Hamás vuelva a solidificarse en Gaza. Los expertos militares coinciden: Si un posible ataque militar del eje EEUU-Israel no consigue neutralizar y/o debilitar en pocos minutos el sistema de defensa iraní (principalmente su capacidad de respuesta aérea) en un "golpe sorpresa", se expone a un contraataque iraní a ciudades e instalaciones militares claves en Israel, y a una reacción islámica generalizada de difícil pronóstico en Medio Oriente. Estos objetivos (casi explícitos) parecen marcar la agenda del alto mando militar judío que en mayo y en noviembre del año pasado realizó ejercicios militares en gran escala con simulación de una guerra regional y de una Intifada. El sábado pasado, alimentado los rumores de escalada, The New York Times afirmó que EEUU está acelerando el despliegue de defensas en el golfo Pérsico alegando la posibilidad de ataques con misiles por parte de Irán. Según el influyente diario imperial, el Pentágono cuenta con portaaviones y grupos de combate vales situados frente a las costas iraníes y sistemas antimisiles emplazados en al menos cuatro países del Golfo (Qatar, los Emiratos Arabes Unidos, Bahréin y Kuwait) Según el diario, la administración Obama está trabajando "discretamente" con esos países para "actualizar las defensas de plantas de petróleo y otras infraestructuras clave en un intento de frustrar futuros ataques militares por parte Irán". La iniciativa incluye una "coordinación sin precedentes" de las defensas aéreas y ejercicios conjuntos entre EE.UU. y los ejércitos árabes dirigidos a aumentar la presión sobre Teherán. Confirmando la versión, el presidente del Parlamento iraní, Alí Larijani, exhortó a los países del Golfo a no permitir a EEUU lanzar ataques contra Irán desde bases situadas en la región. "Los países de la región que albergan bases militares norteamericanas deben saber que dichas bases no deben ser utilizadas contra Irán. La región no debe ser una base para atacar a Irán", declaró Larijani en conferencia de prensa. Por su parte, el ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi, citado por la agencia Fars, dijo la semana pasada que los navíos de guerra occidentales que se encuentran en el Golfo serían "el mejor blanco" de Irán si las plantas nucleares de la República Islámica fueran atacadas. Según el diario judío Haaartez, los despliegues militares "occidentales" en el Golfo son parte de los esfuerzos para contrarrestar la impresión de que Irán se está convirtiendo en la fuerza militar más poderosa del Oriente Medio y para evitar cualquier escalada de Irán, si se impone un nuevo conjunto de duras sanciones contra Teherán en el Consejo de Seguridad de la ONU. Por medio de advertencias constantes, el estado mayor israelí -como volvió a señalar la semana pasada The Washington Post- lanza señales claras de que está dispuesto a lanzar un "hecho consumado" (operaciones simultáneas y sincronizadas) contra el eje Irán, Siria-Libano-Gaza, para implicar a Washington en el conflicto En el terreno táctico (y mientras se retrasa el desenlace militar con las estancadas negociaciones en el frente diplomático) Irán y el eje sionista USA-Israel se preparan para una meta esencial: Potenciar su defensa y cubrir todos los flancos débiles frente a operaciones de ataque y contraataque aéreo con misiles que podrían involucrar a Siria, Líbano y Gaza. La hipótesis de la "triple guerra" -como señalan los expertos- ya se encuentra en el simulador, mientras se agotan y complican las negociaciones en el frente diplomatico con un nuevo rechazo de Teheran a la ultima propuesta nuclear de EEUU y las potencias. QUE DIOS NOS GUARDE DE LO QUE VIENE, ACORDEMONOS DEL SALMO 91 Y DE ESTAR PREPARADOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HAS TU COMENTARIO SI DESEAS AQUI